Consecuencias de la pérdida de dientes

Los problemas de la pérdida piezas dentales no solo afectan al ámbito estético. Nos puede influir también a nivel psicológico y físico dando lugar a una pérdida de autoestima incluso llegando a ser necesaria la ayuda psicológica.

En referencia a inconvenientes físicos pueden dar lugar a problemas en la masticación siendo necesario un cambio de dieta además de provocar una reducción del hueso alveolar afectando a las encías incluso a la mandíbula que podría llegar a perder parte de su funcionalidad. La pérdida de una pieza dental da lugar a que el resto de dientes cercanos se inclinen, incluso los apuestos pueden llegar a sobresalir de la encía.

La zona del hueso que se unía con la pieza dental perdida comienza a desgastarse. Cuanto mayor sea el desgaste más difícil será reponer la pieza en el futuro. Además la incorrecta colocación de los dientes puede producir dolor al masticar o una mayor posibilidad de la aparición de caries.

Nuestra boca está diseñada para tener 32 piezas dentales. La pérdida de estas piezas tiene como consecuencia una mayor presión sobre el resto de dientes llegando a sobrecargarlos. Además está demostrado que una mala salud bucodental puede influir sobre otro tipo de enfermedades de diversa gravedad como problemas coronarios, diabetes, cáncer e incluso alzhémeir.

¿Qué podemos hacer en caso de haber perdido alguna pieza dental?

El implante dental resulta la mejor solución para reponer piezas dentales que hayamos perdido. El implante actúa como una raíz artificial que sustituye a la raíz natural del diente perdido ayudando a prevenir la pérdida del hueso maxilar. Comienza con la colocación de un tornillo  de titanio que queda anclado al hueso maxilar y una corona que imita al diente natural.

¿De qué están hechos?

La mayoría de las veces están fabricados en titanio. Debe ser ligero, fuerte y compatible con el organismo. Una de sus características es su integración ósea siendo la base de éxito de este tipo  de cirugía.

Colocación

Se realiza en el hueso maxilar, evitando así su pérdida, ayudando a mantener su forma y su densidad, apoyando además el esqueleto facial y las estructuras de los tejidos blandos. Se pueden implantar tanto en la parte inferior como la parte superior.

Integración

Los implantes dentales se integran con el hueso mediante un proceso conocido como osteointegración, que se da lugar cuando las células óseas se adhieren a la superficie de titanio, fusionándose el implante en el hueso de la mandíbula. Esta intervención permite reemplazar las prótesis dentales convencionales, desde la falta de un solo diente hasta la falta de un arco de dientes. Además las piezas dentales reemplazadas coinciden con el color del esmalte natural de cada paciente, presentando un aspecto natural.

Proceso

El procedimiento de cirugía se realiza en la consulta del dentista implantólogo, requiriendo anestesia local. Cada procedimiento quirúrgico es diferente dependiendo de la situación clínica del paciente. Normalmente se suele realizar en dos etapas: La primera en la que se coloca el implante de titanio y la segunda en la que tras la espera de la integración del implante se coloca la corona.

Principales ventajas del implante dental

  • Sensación natural de la dentadura
  • Son estructuras fijas a diferencia de otro tipo de prótesis.
  • Solución estética.
  • Evitan la pérdida de tejido óseo en la mandíbula.
  • Resultan cómodos
  • No necesitan adhesivos.
  • Permiten mejorar la capacidad de masticación.

En Ecodental realizamos tratamientos de implantología dental con materiales de alta calidad. Consúltanos sin compromiso y te asesoraremos.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.